Etiquetas

jueves, noviembre 27, 2008

humildad

Toma lo que hay.

Cuando no tienes ambiciones disfrutas más lo que está ahí, a tu alcance. El pobre come un pollo hasta los huesos, saliva; el sabor lo penetra y le sabe más nuevo que los platillos caros acostumbrados por el rico. He estado ahí. La clase media es perfecta por eso, disfruta de vez en cuando de ambos mundos.

Una vida sin ambiciones te lleva a ser agradecido ante lo que tienes enfrente. Humildad ante la belleza de lo cotidiano. No hay mejor manera de agradecer que gozarlo hasta los huesos. Salivar. Devorar.

Como las "galletas mexicanas". 2 pesos. 2 ingredientes. 2 comensales.

Por el momento, sin ambiciones. Disfrutando intensamente lo que está aquí. Con ganas más de devorar que de ser sibarita.

http://www.gcuetara.com.mx/catalogo/basicas/basicas_mexicanas.htm

La Comuna
Por el momento








Lo que es vano para ti
es desastre para mi
y nadie está mal
es la manera de actuar

hay veces que no quiero oír más nada
quiero cerrar los ojos
y estar ahí
estar ahí

y olvidarme de todo
y caminar sin mirar
junto a todo el mundo
y nadie me pueda tocar
llegar a mi lugar
solo en mi lugar

Y no es que algo falle
no hay nada mal
las penas agobian
vivir y caminar

Busco un respiro
voy para allá
busco mi puerta
y solo intento

olvidarme de todo
caminar sin mirar
junto a todo el mundo
y nadie me pueda tocar
Llegar a mi lugar
solo en mi lugar

quiero olvidar
quiero estar solo en mi lugar

1 comentario:

Vainilla dijo...

Ohhhhh, sigues siendo mi profesor favorito