Etiquetas

lunes, diciembre 21, 2009

descubrí

Hoy me di cuenta que mi primer amor adolescente no fue el que viví con la niña* con la que me di mi primer beso. Tampoco fue con quien tuve mi primera relación sexual (fallida) ni con quien tuva la segunda (es decir, la primera exitosa).

Fue el que viví con alguien a quien, incluso, jamás besé.

Mi primer amor lo viví con Natalia Zitlallín Valadez Mendoza (claro, recuedo sus apellidos por haberlos escuchado 2 años continuos, cuando los maestros de la secundaria pasaban lista).

La amé por ser mi amiga y mi compañera. Gracias Natalia.


* me caga cuando la gente usa niña en lugar de: mujer, chica, chava o cualquier otra palabra de ese tipo; aclaro que en este caso no he usado el sustantivo de esa forma, sino tal cual: era una niña de quien hablaba.

4 comentarios:

Jacka [Killer Queen] dijo...

Es fascinante que nos dejes dar un vistazo a tu mente con este tipo de reflexiones.

Re lindo.

La Niña Buena dijo...

Profe de mi vida y de mi amor:

lo que diera porque algún perdido recordara mi nombre completo y me distinguiera con tan singular post.

salud por nati
donde quiera que esté...

mang0 dijo...

y sigo esperando mis escritos amore... y otras cheves y otra sesión electro-acústica cuando comienzo a ruborizarme... y tus ojos mirándome <-- priceless. un beso.

Anónimo dijo...

|
Lately he has pushed the caviar world into new territory with two brand new products. a [url=http://www.longchampsaclongchamps.com/]Longchamp[/url]
pepper-like grinder containing caviar pearls you dust onto foods ($88), along with a [url=http://www.longchampsaclongchamps.com/]Longchamp[/url]
sheet of [url=http://www.longchampsaclongchamps.com/longchamp-sacs-%C3%83%C2%A0-bandouli%C3%83%C2%A8re-c-13.html]Longchamp Pas Cher[/url]
pressed caviar ($48) that you can reduce thin strips and put on different foods. They are on offer at the Petrossian Store (and ideal restaurant, 321 N. Robertson.